Viaje con nosotros: Bruselas (I).

      _DSC0537
Si lo piensas fríamente, Bruselas tiene muchas de las cosas que un niño podría desear yendo de viaje: comics en cada rincón de la ciudad, chocolate a cascoporro, gofres para exportar, patatas fritas como comida nacional y un niño desnudo que hace pis que causa veneración. Como destino turístico infantil, lo han clavado. Así que, coincidiendo con la feria del coleccionismo (!!!) de Utretch, decidimos volar a la capital belga, que sólo está a hora y media del lugar donde se celebraba la feria._DSC0559

_DSC0552

_DSC0555Por supuesto, nada más llegar nos fuimos a ver el Manneken Pis, que se convirtió en la gran decepción del viaje a pesar de que Julia ya iba prevenida. Son más grandes los souvenirs que venden en las tiendas que la estatua en sí. “Pues tampoco es para tanto…”  Es cierto que veníamos de pasear por la Grand Place, que eso sí que es una señora plaza, con todos esos edificios ahí tan bien puestos. Bueno, todos menos el del Ayuntamiento, que no es simétrico, tiene el lado izquierdo más grande que el derecho. Poniendo la oreja a la explicación de un guía, nos enteramos de que el arquitecto, cuando lo vio terminado, fue cuando apreció el error y sintió tal bochorno que se subió a la torre (85 metros de alta) y se tiró. Yo lo entiendo. Soy capaz de hacerle las trenzas a Julia siete veces si la raya no está recta y en el centro. Por eso no me hice arquitecto. Que aquí hay torres muy altas.
_DSC0547

El resto del día lo pasamos callejeando. Hay unas cuantas tiendas de discos muy chulas que siempre nos gusta visitar, por el asunto del coleccionismo, y la ciudad es preciosa. Julia se pasó todo el viaje diciendo que tenía la sensación de estar en Francia, cosa que no creo que a ningún oriundo le hiciera ninguna gracia, pero lo cierto es que la cercanía entre los dos países se nota. Paseando, nos dimos de bruces con la estatua del “perro que hace pis”, que es el triple de grande que la del niño y nos dejó locos. Pero no conseguimos ver a la niña, la Jeanneke Pis (que digo yo que qué obsesión con la micción, oiga), así que decidimos dar la búsqueda escatológica por finalizada. Y terminamos cenando en un bar de tapas a lo Masterchef  de un español afincado en Bruselas en la plaza de Santa Catalina, que estaba llena de gente en las terrazas y muy animada, y eso que los belgas tienen fama de ser más aburridos que un hongo. Todo muy rico y muy abundante. Rodando después de la cena, nos retiramos a nuestros aposentos. _DSC0568_DSC0581 _DSC0541La primera parte de las crónicas belgas termina aquí; aún quedan muchas cosas por contar. “Pero eso será después de la publicidad”. Bueno, el  lunes próximo.

Mary Wilson

11 comentarios en “Viaje con nosotros: Bruselas (I).

  1. Pues no es por quitarme años, pero leo el primer párrafo y me parecen motivos suficientes para que me encante a mi, y si además le sumamos lo de las tiendas de disco, lo meto en la lista de “sitios a los que hay que ir ya”. Y por cierto siempre me gusta el color y la luz de tus fotos pero hoy me encanta, la primera es vintage total y las de la plaza y las flores me flipan. Deseando ver la segunda parte. Un beso guapa!!

    Me gusta

  2. he de decir que en bélgica se come muy bien, entre gofres, moules et frites, el menû es apetitoso!
    Jeanneke està en una pequenya calle encerrada en una jaula, es bastante complicado encontrarla si no conoces a alguien que conozca la ciudad…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s