Reflexiones de la madre vintage: Viejóvenes.

Soy miope desde hace mucho tiempo. Es una de las cosas que tengo en común con Marilyn Monroe. Ya veis. Y sin darme ni una gota de importancia. Lo descubrí conduciendo, en un acto de temeridad, porque me pasaba todas las salidas de la autopista. Los carteles los veía, pero lo que decían, no. Así que, en un arrebato de responsabilidad automovilística, me gradué la vista y ahora ya puedo ir como los niños cuando empiezan a leer, cantando todos los letreros que veo a mi paso. 11960603143_890f0509de_oEse era el mundo conocido para mí hasta que el otro día, para coser un pantalón de mi hija descubrí que no veía tres en un burro (que ya son ganas de maltratar al pollino) y me tuvieron que dejar unas gafas de vista cansada. De presbicia. O sea, de abuela. Oí sonar las alarmas como si pasara un camión de bomberos por mi salón: ya está aquí, me convertí oficialmente en viejoven.

11960309845_8b39bf8de0_o

Lo de las canas nunca fue un problema. Puede hacer perfectamente 15 años que aparecieron y entonces hacía hasta gracia. Que la gravedad haga de las suyas y que cada vez me vaya pareciendo más a la Duquesa de Alba, que en paz descanse, es otro cantar, pero qué le vamos a hacer. Es inútil luchar contra el destino, reza el dicho: el que nace lechón, muere gorrino.11960747404_4456d83201_oY para remate a gol, el otro día por la calle, unos niños, unos angelitos, me llamaron señora. Pero no con buena intención, no. Con toda la saña del mundo. Tres veces. Dejándome la autoestima pegada al asfalto. ¿Señora yo? Por mi estado civil, vale, pero dudo que esos retoños lo tuvieran presente en el momento de proferir semejante apelativo. ¿Señora yo? Perdona, bonito, yo todavía llevo minifaldas y camisetas de grupos. Y pantalones rotos. Y me puedo tirar a bomba en la piscina. Y hacer el pino. Eso no me lo repites en la calle.

11961144306_a97c34b872_oAsí que todo apunta a que sí, que soy viejoven, que viene siendo una cosa así como que tu cuerpo de joven sea poseído por un espíritu anciano. Porque yo soy y me siento (y me levanto) joven, a pesar de todos esos avisos que me envía la madre naturaleza y que yo no vi venir.  Debe ser la inconsciencia de la ignorancia. O el atolondramiento característico de la retromadre. Pero parece que la edad mental (la de los gustos; la de lo demás, niente) comienza a equipararse a la física. En el fondo, debería alegrarme: cada vez soy más vintage.

¡Feliz Lunes!

Mary Wilson

Nota: lo bueno es que somos varias en el club ya, y no puedo estar mejor acompañada. Ana y Lucía ya nos contaron su experiencia en sus geniales blogs.

15 comentarios en “Reflexiones de la madre vintage: Viejóvenes.

  1. Yo tambien me uno!!!!!!! lo de señora ya hace muchos años que dejo de molestarme……las canas llevan en mi cabeza desde que tenia 14 años,herencia paternal…lo malo que han invadido a las demas a lo largo de los años y cada tres semana toca intentar esconderlas….pero rapido estan de vuelta, que rabia!!!!!! hace poco tenia que comprar crema de cara y fui toda feliz a comprarme la mia de siempre y me dijeron que esa ya no era apropiada para mi edad…. 😦 ese fue el golpe mas duro de todos!!!!!!! Pero nosotras no somos viejas somo mama retros o vintage! Un besazo y feliz lunes!

    Me gusta

    1. Jajajajajaja!! A mí me pasa igual, aunque en el fondo no me creo la edad que tengo. Sigo pensando que me quedé en la década anterior, pero eso es por el atolondramiento propio de la menda. A mí lo de señora sólo me impacta si me lo llaman los menores… 😄 Un beso!!!

      Me gusta

  2. Me parto!!! Yo últimamente me refiero a mi misma en plan “y ahora que soy una señora mayor…” Porque da muchiiiisima dignidad y parece que dices una chorrada y estás sentando cátedra 😂😂. De momento la presbicia no me ataca, las canas si, pero cada que acompaño a marido a la óptica me pruebo todas las gafas del mundo porque así cuando me toque seré una “señora” con gafas ideales y mucha distinción. Eso si, me sigue encantado jugar tirada en el suelo, reírme a carcajadas y hacer la croqueta, yo el pino no hago pero eso no es cuestión de edad, sino de que no lo he hecho nunca, ni cuando tocaba porque además de viejoven soy un pato. Feliz semana!!

    Me gusta

  3. Ya sabes que seremos viejovenes pero que con nosotras no puede ni el paso del tiempo y si hace falta juntas quemamos la noche cualquier día (aunque al día siguiente nos tengamos que arrastras, pero schhhh eso no se lo contamos a nadie, vale?)

    Me gusta

  4. Pues te diré que a mi me pasa un poco igual, señora??? como que señora??? , pero si visto de adolescente todavía jajajaja, el contrapunto es que cuando nació Saioa, la mayor, me preguntaron en el la sala de espera del pediatra que si era la hermana mayor, yo que soy muy de meterme en los papeles, le dije a la señora (señora de verdad) que sí, que llevaba yo a mi hermana pequeña al pediatra, jajajajaja.
    Un besazo

    Me gusta

  5. AYY ayy ayy… que yo no soy viejoven, que yo soy joven! con todas las letras!!!!! y necesitar agarrarme para subir las escaleras o para ir al baño porque mis rodillas no están de acuerdo me sangra el corazón!!
    Desde cuando nuestros cuerpos se han vuelto independientes? Desde cuando deciden sin contar con nosotras?

    Me gusta

  6. Pues yo te he visto varias veces por la calle y me pareces guapísima! ;-p. Por cierto, hasta hace poco seguía tu instsgram pero hace tiempo que no me deja… No se qué habrá pasado pero es una pena porque era de mis favoritos :-(. Un beso

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s