Reflexiones de la madre vintage: Elegir.

Perdonen el incomodismo, señores followers, pero si no lo cuento, reviento. Y por favor, respetos al máximo en este aspecto, que se trata de una opinión de la madre vintage, de esas en modo salmónido, al más puritito modo outsider. Si es que le va la marcha, no lo puede evitar.7400418346_f5d40fa081_oEl caso es que el otro día, en plena mutación a máquina de reñir con la heredera, salió de su boca una frase que viene siendo muy de madre y muy de punto final de la conversación: “no se puede tener todo en esta vida, hija mía, qué le vamos a hacer: hay que elegir.” Así, en plan solemne y digno. Y en ese mismo momento, la retromamá se desdobló y contempló desde fuera la escena. Porque la madre vintage es muy de desdoblarse, queda la cosa muy fina, muy de película, muy de hacer “flashback”.

7400401254_1a64c94d84_oLo vio claro entonces. Doña Croqueta tenía que elegir porque le coincidían dos planes el mismo día y durante las mismas horas. Y claro, no quería renunciar. Error. La vida es RENUNCIAR. A unas cosas por otras. A unos planes por otros. A un camino por otro. Porque vivir es ELEGIR. Unas cosas en lugar de otras. Unos planes en vez de otros. Un camino y no otro. Y sí, a veces se pueden escoger varias cosas a la vez (no para la madre vintage: debe ser la excepción a esa regla de que las mujeres pueden hacer varias cosas simultáneamente. Básica que es una, oigan), pero al tiempo le pasa lo que al río de Heráclito: no podemos invertir el mismo intervalo en dos cosas diferentes. Si quieren se lo miro, pero va a ser que no. Por más que nos empeñemos y por más que desarrollemos superpoderes, el de la ubicuidad y/u omnipresencia, aún no lo tenemos perfeccionado. Señores de la NASA, dejen de buscar vida en Marte y solucionen esto antes, que es prioritario.7400401294_19f11176ff_oLa vida es elegir y, por ende, renunciar. Elegir unos estudios y renunciar a otros. Elegir unos trabajos y renunciar a otros. Elegir unos planes y renunciar a otros. Elegir unos ambientes y renunciar a otros. Elegir un modo de vida y renunciar a otro. “No se puede tener todo en esta vida.” No es una imposibilidad económica, que también oigan, pero aunque tengan ustedes la fortuna de Bill Gates, su día dura lo mismo. Es una imposibilidad material. Y espacio temporal. Y les aseguro, queridos followers, que la que suscribe está mucho más tranquila desde que lo tiene asumido.

7400401282_26a87f8723_o

Todo esto le vino a la cabeza a la retromadre al leer una entrevista al pediatra Carlos González, que sentenciaba “La conciliación de la vida familiar y laboral no existe. Sencillamente, mientras estás haciendo una cosa no estás haciendo la otra.” Ojo, que no haya confusiones: se puede trabajar y ser progenitor, y hacerlo estupendamente a tutiplén. Pero el tiempo que se ocupa en la vida laboral no se puede ocupar en la vida familiar, y viceversa. Como el tiempo que se ocupa en dormir, no se puede ocupar en bailar la jota aragonesa. Se han dado casos, pero la regla general es que no. Mire usted.7400401288_d82d4a3aef_o

Ya se lo he comentado: la madre vintage es muy básica. Y limitada. Igual es por eso, o por vintage, pero ha elegido menos vida laboral y más familiar. Menos parné y menos mogollón y más heredera. Y, la verdad, tan ricamente. Pero ésa es SU elección. No se lo tengan muy en cuenta.

¡Feliz Martes!

Mary Wilson

8 comentarios en “Reflexiones de la madre vintage: Elegir.

  1. En la vida cada dia elegimos una cosa en lugar de otra.. yo tambien elijo menos laboral, menos parne y mas familia……..pero es que el tiempo que dejo de pasar con ellas no va a volver…y mientras pueda y ellas quieran seguire haciendo todos los planes con ellas!!!!!!!!! Una refelxion genial! muchos muchos besos!

    Me gusta

  2. Todo esto que cuentas en el post me ha recordado muchísimo a la película “Las vidas posibles de Mr Nobody”, si no la has visto te recomiendo que la veas porque hace una reflexión parecida.

    Me gusta

  3. Suscribo tus palabras, así como las de Carlos Gonzalez. Yo también soy unitarea y no puedo hacer dos cosas a la vez.
    En la vida siempre puedes elegir y yo elegí el modo “menos parné”. Disfruto de mis niños el tiempo que me dejen, que no será mucho.
    El tiempo se va, y no vuelve nunca, pero siempre habrá un trabajo donde ganar unas perrillas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s