El pinchadiscos: Cosas que nunca se olvidan.

15372672750_233b4ed4b0_o.jpgHay asuntos que se olvidan. Eso es así. Las cosas como son. Como los donuts, con palmada en la frente, en medio de la escalera del autobús. Atascando el paso al resto de escolares. Como la lista de la compra. Encima de la mesa de la cocina. Cuando ya estás llegando al súper. Como el libro de Social Science. En el cole. El día antes del examen. Ejem. Como las llaves de casa. Ah, no, que están en el bolso. Jugando al escondite en el fondo. Muy en el fondo. Como las raíces cuadradas a mano. A ver, que si una se pone, salen, pero así en frío, sin anestesia y sin avisar… Es un follón. Como los números de teléfono. Y las matrículas. Y todas esas cosas que ahora recuerda por nosotros San Móvil. Como las claras y preclaras instrucciones de las madres, vintage o no, a sus vástagos, retro o no, sobre la higiene personal y hogareña. Porque volando voy y volando vengo, y ya saben que por el camino me entretengo. Como las noches de insomnio con los bebés. Incluso se olvidan con nostalgia. Fíjese usted qué cosas.

Afortunadamente, porque “es bien” y por salud mental, otras cuestiones duran para siempre en nuestra cabeza y nuestro corazón. Infinitamente hasta el infinito. Y más allá. Ésas de las que habla la Cola Jet Set, en Cosas que nunca se olvidan:

¡Feliz Miércoles!

Mary Wilson

2 comentarios en “El pinchadiscos: Cosas que nunca se olvidan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s