El pinchadiscos: Try a little tenderness.

IMG_6066A todos nos ha pasado alguna vez, las cosas como son. Niños cansados, confundidos o simplemente enfrascados en sus preocupaciones de niños que por lo que fuera o fuese, acaban llorando como si no existiese un mañana. Y a todos nos ha pasado que, cansados, confundidos o simplemente enfrascados en nuestras preocupaciones de adultos, en el fragor de la batalla del día a día, se nos ha ido la olla un poco o un mucho, hemos perdido pie o la pierna entera o no hemos sabido reaccionar y lo hemos hecho como ese lugar donde la espalda pierde su casto nombre. Sí, como eso.

La naturaleza es muy sabia.  Pero la música más.  Y a veces llega en el momento justo a tu vida. O te levantas, loca de encerrar, tarareando una canción que el subconsciente, nada inconsciente, ha rescatado de la zona neuronal esa de los recuerdos. Y te da la vida.

La primera vez que escuché esta canción me comió el corazón. En lo musical, you know. No hay ocasión en que la escuche y no se me ponga la piel de gallina.Peloescarpismo a tope de pagüer. Literalmente. Y no exagero, que una madre nunca exagera. Aunque tenga que repetir las cosas millones y millones de veces. Pero, además, es la mejor manera de recordar que todos esos momentos se solucionan con un poco de ternura. O un mucho, eso va en gustos: Bobby Taylor and the Vancouvers, Try a Little Tenderness.

¡Feliz Miércoles!

Mary Wilson

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s