The Camera Affair (II).

12722420_949712031810398_1826932264_oLo de la fotografía, no nos hagan mucho caso, pero algo tiene que ver con la luz. Si quieren se lo miramos, pero va a ser que sí. Elemental, querido Watson. Hace unos días, la madre vintage les contó aquí una serie de cosas sobre fotografía que a ella le funcionan. Y como suele pasar, cuando haces pop, ya no hay stop. Eso es así. Aquí y en Sebastopol. Engorilada perdida y amante de las listas hasta el infinito y más allá, les trae otras cuestiones a tener en cuenta sobre el particular:

  1. Adoren la luz natural sobre todas las cosas. Que sí, que si existen los flashes será por algo y que bien usados, tienen su aquello. Pero tengamos la fiesta en paz. Donde esté la luz natural que se apaguen todas las bombillas del mundo, de bajo consumo, de miles de watios de potencia, o de fulgor mediopensionista. Y ya les dije que el Niño Jesús llora con los flashes. Y si me apuran, el santoral completo le acompaña en las lágrimas.12722582_949712028477065_1198131477_o
  2. Cara al sol, no. Al margen de connotaciones nacional – sindicalistas, allá cada cual mismo con su propio mecanismo, eviten, queridos followers, retratar a las personas humanas bajo los rayos del astro rey en las horas en que se encuentra más alto. Salvo que quieran fotografías con cara de que les está sentando mal la digestión. Mucho mejor concentrarse en la acción en esos casos o buscar sombras abiertas (de árboles, paredes…), cosa bastante común a no ser que la localización radique en del Desierto del Gobi. Si fuera o fuese ése el caso, olviden todo lo anterior.12422451_949730051808596_634997692_o
  3. Luces mágicas. Decía Dumbledore que la felicidad puede encontrarse hasta en los momentos más oscuros, si somos capaces de usar bien la luz. Hagan buenas migas con ventanas, puertas y demás fuentes de luz natural y utilícenlas desde cualquier ángulo imaginable. Del mismo modo, lámparas, farolas y pequeñas luces artificiales pueden ser fuente de infinita alegría fotográfica a falta de un buen chorretazo de luz natural.12499347_949720255142909_1944323544_o
  4. Que la Fuerza les acompañe. Aunque el miedo lleve al Lado Oscuro, no teman ni menosprecien su poder. Alíense con la Fuerza y fotografíen también sombras, contraluces, siluetas… Al fin y al cabo, ya lo dijo Yoda: “¡Seres luminosos somos!” Mucha luz no necesitaremos tampoco…12516877_949712041810397_675429002_o
  5. El humo ciega tus ojos, baby. No siempre es así, pero por lo general, incluidos esos casos, si son capaces de dirigir la mirada de su modelo hacia la fuente de luz (o colocarse ustedes de manera que así sea), conseguirán un brillo en ellos que no lo apagan ni el Apocalipsis, ni el Milenarismo, ni las Sombras de Mordor.12722415_949730008475267_1509302756_o

Otro día, más. Y mejor. Que estoy muy arriba.

¡Feliz Miércoles!

Mary Wilson

6 comentarios en “The Camera Affair (II).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s