Reflexiones de la madre vintage: Out of Time.

Stop. Necesitamos un Stop! In the name of love o por la gloria de mi madre en toda regla. Nada que ver con la conducción ni los telegramas, ni siquiera con el hit de la Motown, sino una parada técnica en el presente, que, como Teruel, también existe. Como las meigas, el presente, haylo, aunque nos empeñemos en comportarnos como la lechera del cuento, que mira que hay que ser zangolotina y mastuerza, soñando con lo que está por venir y que acaba viniéndose abajo como un castillo de naipes. Heraclio Fournier, of course.genoveses2Stop. Que estamos un poco croquetas, con la cabeza un poco regular. Y si la cosa se debiera a que nos hemos tomado unos digestivos y/o lingotazos, que nos quiten lo bailao. Y la resaca al día siguiente, también se lo digo. Pero no. Nos pasamos la vida con prisa, con la lengua fuera y el reloj en la mano como el conejo de Alicia y con la mirada fija en el mañana, en la semana que viene, en la Navidad y Ya es Primavera en El Corte Inglés. Nos hemos acostumbrado a que en pleno agosto, al entrar en el súper en nuestro destino vacacional, con chanclas y pareo, echemos de menos la selección de polvorones y turrones y se nos antoja que se les echa el tiempo encima. La anticipación, porfaplís, sólo para las taquillas.genoveses4Stop. Cho cho chófer, pare el taxi. Tiene delito que sea la que suscribe, la del apellido retro, la que llame la atención sobre el particular, pero ya saben ustedes que es una mujer de contrastes. Qué quieren que les diga, a la madre vintage, las cosas le gustan, como en El Exorcista, “a su tiempo”. Los calores en verano, la nieve en invierno, las flores en primavera y las hojas secas en otoño. Efectivamente, es una tía con suerte. Y no por capricho, no, por salud mental. Propia y de la heredera. No hay estabilidad emocional ni cuerpo que resista una vida agitada por alcanzar el futuro mientras se lamenta por lo rápido que se ha quedado atrás el ayer, que era el hoy cuando no le prestábamos atención porque pensábamos en que llegara mañana. Un follón, queridos followers, además de la tontunada del siglo. O de los milenios, que ya los romanos decían aquello del carpe diem y se conoce que nos lo han repetido poco. O que estamos un poco espesos y se nos ha hecho bola el consejo.genoveses3

Stop. Que la vuelta al cole no puede anunciarse en junio, que los abrigos no pueden colgarse en los escaparates en agosto y las burbujas Freixenet no pueden descorcharse, en sentido literal y no bíblico, en Semana Santa. Y todo ello, acompañado del consiguiente penar porque este año no ha durado nada la estación correspondiente. Normal. Nos empeñamos en vivir en un estado de futuro permanente y, lo que es peor, lo trasladamos a los herederos, deseando que crezcan demasiado deprisa, adelantando acontecimientos, y a la vez lloriqueando por las esquinas que ya no son los bebés de antaño. Si no estamos para encerrar, que baje Dios y lo vea. genoveses1No se empeñen, señores de los tiempos, la madre vintage, aunque lo sea, ha hecho un alto permanente en el presente y, oigan, más a gusto que un arbusto. Sin alterarse, más allá de lo consustancial a su ser, la cordura, la vida y el calendario. Ella se baja en la próxima, ¿y usted?

¡Feliz Miércoles!

Mary Wilson

 

 

6 comentarios en “Reflexiones de la madre vintage: Out of Time.

  1. Yo también me bajo en la próxima!! Hoy mismo llevaba en mente anotar en mi agenda “Carpe diem, memento mori”…así al tuntún para encontrarme la frasecica al azar en lo que queda de año. Pensar en la propia muerte te hace aprovechar el día y no perderlo en preocupaciones inútiles. Pensar en la muerte es, como dice mi gurú favorito Rafael Santandreu, el mayor desestresante de todos (…eso, y una Seagram´s con buena tónica jjjj). Y que conste que mi comentario no pretende ser cenizo…todo lo contrario. Un beso!!

    Me gusta

    1. Jajajajajaj! yo no es tanto por el asunto del fallecimiento, que también lo tengo muy presente para disfrutar de todo al máximo como de vivir las cosas mientras ocurren, sin la mirada puesta en los planes de futuro porque entonces te pierdes el hoy y cuando te das cuenta porque llegan esos planes, lo echas de menos 🙂

      Le gusta a 1 persona

    1. Jajajaja!!! Es que además, nos volvemos locos unos a otros! Yo me acuerdo mucho de cuando la heredera era bebé, pero eso fue hace mucho… Entre tanto han pasado mogollón de cosas maravillosas que hemos disfrutado mucho… y mientras lleguen las que están por venir, seguiremos haciéndolo! Un beso!

      Me gusta

  2. Si, hay que vivir hoy y dejarse de “cuando lleguen las vacaciones”, “cuando pase esta temporada” y estirar cada ratito y tratar de disfrutarlo. Hace años me daba bajón cuando al pasar en septiembre por una cafetería cerca de casa de mis padres tenían el cartel de “hay lotería de Navidad”, era como si me estuvieran robando el tiempo. Ahora ya estoy curada de espanto porque el cartel aparece en agosto en cualquier sitio. Pero también te diré que mis últimos dos abrigos los he comprado la última semana de agosto y este año me compré también en agosto unos retropantalones de tela escocesa y un poco capri que me tienen loca y me hacen ojitos desde la percha, pero ya les llegará su momento. Besos guapa!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s