El pinchadiscos: Chain gang.

Processed with VSCO with b1 preset

Ustedes perdonen el parón bloggeril, queridos followers. Una es de natural constante y organizado, en términos generales, virtud o defecto, según se mire y se analice desde uno u otro punto de vista, que vino en el lote cuando aparecí en la viña del Señor y que fue acrecentándose con la edad y multiplicándose exponencialmente al convertirme en progenitora de la heredera. Hasta ahí todo correcto. Sin embargo, y ya sé que quizá no lo crean a pesar de mis advertencias, de la cabeza estoy un poco regulera, lo que viene siendo croqueta, vamos. Así que cuando todas las piezas del puzzle están encajadas, cuando las horas del día están repartidas en tiempo y forma para atender a las distintas obligaciones y/u otros menesteres, un mecanismo extraño hace click en mi cabeza, ahí donde las dos o tres neuronas que me quedan medio sanas y que hacen que el cerebro de la madre vintage funcione un poco, de aquella manera, también se lo digo, pero que funcione, explote. Ese click. Y después, el despiporre, cosas que hace BUM, la folie, el auténtico sindiós, el Apocalipsis. Ese click. El que hace que tus días pasen de ser una merienda de té a las cinco donde sólo suena el cling cling de las tazas a un avanzar de comandos hacia las trincheras con detonaciones, humo y los charlies. Y mucha suciedad también, ustedes perdonen; una madre tiene que decirlo. Ése. Ese click.

Fue ese mecanismo el que, con su poquita de inconsciencia, me hizo lanzarme a los peligros de la fotografía profesional, que como a JuanCar, “me lldena de odgullo y satisfadcción” y me tiene todo el día en modo Lina Morgan ON, agradecida y emocionada, y retorciendo las piernas y los brazos como si me faltara un verano y el siguiente tampoco fuera el mío. Enredada en la cadena de trabajo fotográfico que supone este comienzo y haciendo méritos para  convertirme en carne de frenopático mientras llego a todo. Y eso, maifréns, es lo que me ha tenido apartada esta semana de nuestras citas por escrito: que me gusta a mí meterme en charcos. Por lo que sea. Así en plan multitasking, como una mujer del Renacimiento. Vintage total, rozando incluso la categoría de antigüedad. No me digan que no mola por la vida.

Así que, aunque no es lunes, permítanme que, una vez reseteado el sistema de la que suscribe, volvamos a las andadas y suene en el pinchadiscos hoy Sam Cooke, Chain Gang:

Y si quieren echarle un ojo a las fotos de la madre vintage, pueden hacerlo aquí .

¡Feliz Martes!

Mary Wilson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s