Reflexiones de la madre vintage: Hologramas.

Si hay una frase repetida hasta la extenuación en casa de la madre vintage, además del consabido “como vaya yo y lo encuentre…” que siempre aporta frutos cuantiosos en lo que a hallazgos se refiere, es la maravillosa “a mí no me importan los demás, a mí me importas tú.” Así que háganse cargo de que para la que suscribe lo que opinen los demás, está de más, como decían los hermanos Cano. Fundamentalmente porque existe la libertad de expresión para todos y porque igual que un mismo consejo no vale para dos personas diferentes, éstas han de tener por fuerza, opiniones propias y distintas, aunque lleguen a coincidir en algún asunto en algún momento determinado. C’a uno es c’a uno y k-2, una piragua. Dicho de otro modo, que cada uno piense lo que quiera, opine lo que le plazca y manifieste lo que sea menester según él mismo y su mecanismo, que la retromadre desea poder hacer tres cuartos de lo propio.dsc_0778Estos días corren ríos de tinta Parker y/o Inoxcrom sobre los papeles y se suceden caracteres binarios en blogs de todo tipo a favor o en contra de un artículo de una periodista sobre la maternidad. Su maternidad. ¿Y a quién le importa? Es su opinión y tiene todo el derecho del mundo a darla y a defenderla. Olé sus tariles. A mí plin, que duermo en Pikolín. La mía es radicalmente opuesta a la suya, pero radical radical, incluso con barricada y kalashnikov en mano, y supongo que a ella tampoco le importe una mierda. Lo justo.  Lo que viene siendo un quid pro quo de toda la vida.

El problema que a esta madre rancia como el Varón Dandy se le plantea es no ese artículo en cuestión, sino toda la corriente de opinión que circula en los últimos tiempos sobre lo que es la maternidad REAL, que ésta y otras integrantes del colectivo materno vienen a revelar. Y yo se lo agradezco, de verdad, desde el fondo de mi corazón, recorriendo todas las terminaciones nerviosas de mi organismo vintage e incluso arengando a las pocas neuronas que habitan mi intelecto. De verdad, thank you very very very much. Porque yo estaba tan contenta con mi papel de madre real, con una heredera real y una vida real, aunque a veces sea todo un poco como de película de Fellini, y resulta que soy un holograma. Y si no me lo dicen, ni me entero, mire usté, qué cosas, a pesar de tantos ejemplos que he visto en mi entorno y de todas esas frases de madre como “es la primera vez que me siento en todo el día” o “me vais a matar a disgustos” que daban una idea de esa realidad, porque yo, tozuda como una mula de Arkansas, he decidido idealizar el estado progenitor.dsc_0781La maternidad REAL. Ésa que dicen que nadie te cuenta y que te conduce a tomar una decisión engañada. Porque, por lo visto, antes de tener hijos nadie se imagina que son personas humanas REALES, que emiten sonidos REALES, hacen pipí y popó REALES, que se despiertan REALMENTE muchas veces a lo largo de las noches y que eso puede durar años, que suponen unos gastos REALES y que tienen unas necesidades físicas y emocionales REALES. Y para toda la vida. Vaya, que no son un Baby Reborn de ésos que están de moda. Menos mal que me abren los ojos porque ni en sueños hubiera imaginado que la vida de una madre es tan diferente a la de una mujer que no lo es. Note el lector que contrapongo muy a propósito las dos palabras: madre y mujer. Arriesgando to the max.dsc_0750Porque tampoco soy mujer, oigan, debo ser una mutación genética asexuada, un caso digno de estudio. Algo así como el ligre, mitad león mitad tigre. Porque resulta que si eres madre  y disfrutas y te parece la bomba y lo mejor que te ha pasado en tu vida y que completa tu manera de ser, estar, pensar y proyectarte en este mundo, estas alienada como los obreros de Marx y eres la concreción de un sistema fascista y opresor que tiene a la fémina relegada al hogar y al cuidado de la prole, y encima participas con tu actitud para que esa estructura de dominación siga así secula seculorum. Y así no es posible realizarse como persona. Así que miren qué estampa: un holograma mutilado de la especie femenina que viaja desde el pasado en su Delorean particular y encima idiota. Muy bonita de ver, sí señores.

Este blog no nació con vocación de abanderar nada, para abanderados los calzoncillos, pero sí con la idea de contar otra manera de ver las cosas, que es la mía, personal e intransferible, que no se sentía reflejada en ninguna otra de las que integran la corriente dominante hoy en día, o por lo menos en la que más leía y oía, en la que, si piensas que uno no se realiza profesionalmente sino personalmente, que es la vertiente familiar y humana la que te produce satisfacción, que no necesitas liderar ningún gabinete de ninguna empresa para sentirte plena, eres menos mujer. Y al contrario, que si piensas que la maternidad es la experiencia con la que más te realizas, que no hay nada comparable en el mundo que te reporte más satisfacciones ni que te complete más como persona, eres una lerda y más antigua que el hilo negro. Maniqueísmo a tope de pagüer.dsc_0747En fin, ya lo decía Julián Muñoz: dejen en paz a las familias. Respetos al máximo en todos los aspectos, que cada uno viva su vida como quiera y decida, que de eso trata esta parrafada de hoy, no de intentar plantear una cosmovisión única prevalente y verdadera sobre las demás. Sólo es la opinión de la madre vintage que, aunque sea bajito y haga eco, también quiere que se escuche. O algo.

¡Feliz Miércoles!

Mary Wilson

 

18 comentarios en “Reflexiones de la madre vintage: Hologramas.

  1. Me encanta ser madre, es lo mejor que me ha pasado en la vida!!!!soy mejor y mas completa desde que soy madre, disfruto mucho con mis hijas, tambien me disgusto pero sobre todas las cosas disfruto de su aprendizaje y dle mio! gracias Cris, una entrada preciosa!
    Hace mucho que deje de leer lo que dicen por ahi de la maternidad, cada uno vivimos nuestra vida como mejor sabemos, ni mejor ni peor, y la verdad es un punto intermedio entre la verdad de cada uno!!!!!!!
    Feliz miercoles y muchisimos besos!

    Me gusta

    1. Gracias Carol, yo entiendo perfectamente que cada uno tenga su experiencia y su opinión, no hay una única manera de ver las cosas, afortunadamente. Por eso me niego a los dogmas, a las simplificaciones y a esa “realidad” emergente. Un beso gigante!

      Me gusta

  2. Hay quien elabora aplastantes teorías para encubrir sus carencias y/o errores (yo mismo lo hago con la comida), pero lo deshonesto una vez más es culpar de todo a los demás

    Me gusta

  3. Cristina qué graciosa eres!! Me encanta cómo escribes y estoy de acuerdo contigo en lo esencial, aún siendo madre de mellizos psicópatas jajajaja. Pero para ser justos también hay que decir que hay otra corriente de supermadresdelamuerte que también dogmatizan y simplifican en sentido contrario y resulta que la cúspide de la felicidad son los hijos, y una se hace la idea de que si no tienes hijos… nunca vas a alcanzar ese estado sobrenatural de felicidad máxima ni tu vida puede tener sentido. También hay quien se siente mal mirada y bicho raro por decidir no tenerlos, o quien se frustra toda la vida por no poder tenerlos…y sinceramente por mucha nueva tendencia que haya ahora hacia el otro lado… aún pesa mucho más la otra y a mi me parece que ambos extremos son igual de desafortunados. Resumiendo, como tu dices, que cada uno viva su vida como quiera y decida y que no se juzgue tanto a los demás porfavó. Un abrazo!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Graciosa tú!!! La verdad es que a mí no me ha tocado cerca ninguna de esas madres que idealizan la maternidad. No sé, igual me relaciono con la gente equivocada, pero nadie me ha hablado de la maternidad como un estado idílico donde se comen malvaviscos dorados por el fuego y ambrosía, donde siempre se huele a colonia, los pajaritos cantan y las nubes se levantan mientras caminamos a tres metros sobre el suelo. Ni me lo han contado, ni lo he visto, y no lo pensaba a los 26 años, que era mucho más inconsciente que ahora y fue cuando nació la heredera, ni a las 36 castañas que tengo ahora, que algo más de experiencia vital tengo, y créeme que mi desembarco en casa desde el hospital fue traumático de narices, con un bebé recién nacido y un padre fallecido, todo el mismo día y en el mismo lote. Y de lo demás, no sé, las pirámides para los egipcios, de verdad. Plantearse la vida como una carrera en la que hay que cruzar no sé cuántas cintas de meta, o una pirámide me parece un error, en esto de la felicidad no hay un inicio y un final, hay muchas cosas que están al mismo nivel. Cada uno que haga lo que quiera y piense lo que quiera, pero por favor, dejemos de sentar cátedra sobre los demás!!!!
      Gracias por comentar, Caro, yo sé que estamos en la misma sintonía 😉

      Le gusta a 2 personas

  4. Poco me queda decir más que, que como siempre que importante es el respeto, el poder dar sus opiniones, la riqueza de poder discutir y aprender de los distintos planteamientos pero qué cabezones podemos llegar a ser queriendo imponernos. Debe de ser algo innato.
    Nadie está en posición de la verdad. En cada momento como mucho estamos en posesión de la nuestra y qué afortunados seremos si podemos ser capaces de cambiarla y adaptarnos siendo siempre conscientes de nuestro entorno y de las circunstancias, del momento… Quién me va a decir a mí como tengo que sentirme como madre o lo que es peor que debo de sentir al serlo. Estoy de acuerdo con Carolina Lobo en que a veces hay quien se puede sentir mal según la etapa que pase cuando oye tantas cosas idílicas sobre la maternidad porque yo lo oigo y veo todos los días pero como se dice en francés “il faut savoir faire la part des choses” (no me sale en castellano).
    en resumidas cuentas que haya cada cual. con más respeto, diálogo y empatía qué bien nos iría.

    Me gusta

    1. Yo creo que nos faltan muchas cosas hoy en día. Respeto, empatía, educación… y la virtud de saber callar a tiempo también. Y la de no tener una opinión sobre todo, que es muy cansado. Y la de unir en lugar de separar, hay muchas más cosas en común entre nosotras que las que nos distancian, qué manía tenemos de demostrar que somos islas… Y sobre todo, sobre todo, una cosa que creo que es fundamental, y más en época de cambios y de incertidumbres o de momentos de decisiones trascendentales es la resiliencia. A mí, como ya he dicho, la opinión de esta chica o de otras me da un poco lo mismo, allá cada uno con sus ideas y sus palabras, lo que me molesta es la generalización, el hablar de esa realidad como si fuera la única. Y a título muy muy personal me molesta esa actitud quejica, un tanto frívola e infantil, pero como digo es su vida y tiene todo el derecho del mundo a ser como le dé la gana y a decir lo que le parezca y yo no criticaré jamás a nadie por ello. No sé si me explico bien (pocas horas de sueño esta semana, jeje!)

      Me gusta

  5. Ains, por post como este es por lo que te sigo a ti y no veo programas de 21 días..
    Yo también estoy cansada de este discurso, de las malasmadres y el victimismo…
    Gracias por escribir tan bien.

    Me gusta

  6. Estoy completamente de acuerdo contigo!! Aunque yo no lo habría expresado nunca tan bien!!!
    Pfff!!! Cuando digo que si pudiera, es decir, si tuviese un 11 del 11 de la 11 premiado en mis manos, mandaría el trabajo a freír espárragos y ocuparía mi tiempo en disfrutar de mis churumbeles y de cultivarme en fotografía, jardinería, repostería, pintura… me tachan de loca, inconsciente, y paso a ser una anti feminista que no piensa en la realización profesional de la mujer!!! Y yo convencida de que, si pudiera, el padre de los polluelos haría lo mismo…!!
    Gracias!! Es un verdadero placer leerte!! 😘

    Me gusta

    1. ¡Presente! Cuando nació mi segundo hijo estábamos en lo alto de la burbuja y mi trabajo ofrecía condiciones maravillosas de conciliación, así que con mucho gusto asumí lactancia, reducción de jornada y todos los etc. que pude y estuve medio año a la completa disposición de mi Nicolás.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s