Palabras para Julia: Elige tu aventura.

Cuando la sabia y viejoven a la par que bella y escultural progenitora, a.k.a la madre vintage, era heredera, o sea, prácticamente en el Pleistoceno, lo que viene a ser muy al principio de la Era Cuaternaria, donde aprendió técnicas de crianza y educación de las especies prehistóricas y/o paleolíticas y algún que otro sonido pseudogutural que conserva por nostalgia y efectividad, había unos libros muy bonitos de ver que causaron furor entre las huestes y mesnadas escolares. Literatura de la buena. Ustedes, queridos followers, recordarán aquella colección  agrupada bajo el seductor título “Elige tu aventura” y que nos tenía comidos los corazones trogloditas. Porque aquello no era un libro normal. No. Aquello era néctar y ambrosía para nuestras neuronas ávidas de decisión y entretenimiento. Y tenía extras, como los coches. Que llegabas a la biblioteca del colegio (bueno, a la estantería donde había unos pocos ejemplares y unas muchas baldas libres) y si habías sido el más rápido del Oeste, cogías el libro  y te sentías poseedor el destino de los protagonistas en tus manos. Súper pagüerful. Con mirada interesante y sonrisa de medio lado nivel ZoolanderDSC_8608

Para ser honestos, la idea no era nueva. Pero a los ocho años, muchas referencias culturales tampoco te acompañan, también se lo digo, así que alucinábamos pepinillos en vinagre. Qué quieren, lo del encurtido siempre ha sido muy vintage y castizo. Así que te engorilabas y empezabas a leer y ya estaba el lío armado. Si coges el camino de la derecha, ve a la página 15. Si por el contrario tomas el camino de la izquierda, continúa en la página siguiente. Un ritmo vertiginoso, oigan. Algunas veces, incluso, la disyuntiva te ofrecía pistas acerca del futuro que aguardaba al personaje de tomar un camino u otro: si decides adentrarte en la cueva atestada de murciélagos en cuyo interior habita un dragón antropófago cuyo fuego abrasador puede dejarte como la ceniza de un puro si es que consigues evitar ser engullido, sigue en la página 20. Mucha tranquilidad el itinerario no daba, las cosas como son. La primera vez que lo leías, utilizabas tu olfato de fino estratega para saber que no, por ahí, no. Pero siempre quedaba impresa en el subconsciente la llamada del lado oscuro… Imposible no retomar la historia y escoger el otro camino para conocer el resultado y el final, con la esperanza escondida en lo más profundo de tu ser del vuelco argumental. Inocencia e hiperficción explorativa a cascoporro y partes iguales. Y sin despeinarse.DSC_8717

Toda esta disertación propia del cebolletismo que caracteriza a la madre vintage es una alegoría de la existencia. Porque esto de la vida, mi joven padawan, es un poco así. Elige tu aventura. Con su poquita más de trascendencia e intensidad, pero básicamente así. Llegas a las encrucijadas y has de decidir a qué página vas. Eso sí, en este caso, las mejores opciones y los mejores resultados ever, por el camino difícil y menos transitado. No hay letreros luminosos ni carteles gigantes que recen warning, pero algún indicio, pequeño saltamontes, a poco que tengas un poco de perspicacia, ya te dará la vida.

¡Feliz Miércoles!

Mary Wilson

 

 

2 comentarios en “Palabras para Julia: Elige tu aventura.

  1. ¡¡qué recuerdos!! la de horas que habrá pasado con esos libros, linterna bajo edredón a escondidas, incluidas. ¿sabéis si siguen existiendo? porque me encantaría podérselos regalar a mi hija. ¡gracias y bss!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s