El Pinchadiscos: Wonderful World.

_DSC3449Hay días en los que el mundo se revela como un lugar inhóspito y hostil. Días en los que uno se hace pequeño, de tamaño, no de edad, y se siente mayor, de edad, no de tamaño. Días en los que no encuentras la horma de tu zapato ni de tu corazón, días en que las miradas de complicidad se tornan esquivas y mezquinas. Días en los que se confunden todas las intenciones y los motivos, días en los que el ser humano es más hosco y más huraño. Días en los que incluso nosotros somos huraños, sin motivo y sin remedio, y no tenemos más que rendición y desgana dentro. Días en que ser libre pesa más que de costumbre y se siente más solo que nunca y quisiera encontrar otros como él, una comunidad donde no sentirse una isla. Días en que te irías a vivir a Lancaster entre los amish y los menonitas, disfrutando humildemente de la vida sencilla. Luego recuerdas que no pueden escuchar música y se te pasa. Y vuelves a la vida pensando en que, al fin y al cabo, tiene todo lo que necesitas para sentirte afortunado, aunque muchas veces no entiendas nada de lo que te rodea o nada de lo que te rodea te entienda a ti. Y que sin música, todo sería mucho menos llevadero. Para esos días, Wonderful World y Sam Cooke son la medicina perfecta:

¡Feliz Lunes!

Mary Wilson

2 comentarios en “El Pinchadiscos: Wonderful World.

  1. La música lo es todo. Incluso un sentimiento triste puede sacarse a fuera con un poco de música. Y hacernos ver que más allá del desánimo y el dolor . Dios tiene todo bajo control

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s