Viernes: Metafísica Infantil.

12200487_880195698762032_910406514_n¿La elegancia nace o se hace?

“- Mamá, dime un color elegante…

– Pues no sé… En realidad no hay colores elegantes… Todos pueden serlo o no, la elegancia depende de cómo los combines, de cómo sea la ropa…

– Vale, vale… Entonces dime un color así como para que se vista Rajoy”

Mmmmm… Sí. Yo le veo très chic… Vamos, très y cuatro y cinco y mil, que diría José Luis López Vázquez. Ensombreciendo a Balenciaga y tal. Y no. No conozco el azaroso algoritmo mental que genera este tipo de reflexiones y/u obsesiones en la cabeza de la heredera. España y ella son así.

¡Feliz Viernes!

Mary Wilson

El pinchadiscos: Green Door.

IMG_3941Tengo que confesarlo: tengo una obsesión con las puertas antiguas. Y las ventanas. No sólo en casa; es un vicio que me pierde incluso fuera de la intimidad, con luz y taquígrafos. Así que el otro día, cuando fuimos de excursión por la provincia y decidimos comer en Castrillo de los Polvazares su correspondiente cocido maragato, comme il faut, en el paseo pre y post banquete, desenfundé la cámara cual protagonista de western, me engorilé y disparé a diestra y siniestra, con la consiguiente profusión de fotos que puebla ahora mi archivo pendiente de edición.

En Castrillo hay puertas de todos los tamaños y colores, pero domina el verde, lo que me venía de perillas (qué ganas de utilizar esta expresión) para la canción que pinchamos hoy, un clásico del Northern Soul de ésos que no puedes dejar de bailar ni siquiera aunque no sientas las piernas, como Rambo. Hoy suena Wynder K. Frog, Green Door:

¡Feliz Miércoles!

Mary Wilson

Viernes: Metafísica Infantil.

14017796025_e1f21973a8_oCosas de chicas:

“- Cuando yo nací… ¿quién atendió tu parto? (!!!)

– Pueeees… los médicos, claro…

– Pero, ¿qué médicos son necesarios para traer al mundo a un niño? (!!!!???!!!!)

– ¡Ah! Pues suelen estar el pediatra, algún enfermero, la matrona, que cuando tú naciste era un matrón, y el ginecólogo, que en mi caso era una chica.

– ¿Había chicos? Yo creo que voy a pedir que sean todo mujeres cuando yo tenga un hijo. Hay cosas que es mejor que se queden entre chicas.”

No le falta razón. Es lo que tiene la conciencia gremial.

¡Feliz Viernes!

Mary Wilson

El pinchadiscos: L.

_DSC9300No faltan letras en el título de la entrada de hoy. No. Es que, como dice la canción, el dolor se escribe con L de lo siento. Y a buen entendedor, pocas palabras bastan.

Uno de los grupos favoritos de la heredera y una de las canciones preferidas de la madre vintage, de ésas que pueden sonar en bucLe, son La pera Limonera y moLan infinito. In Love totalmente. Suenan Lula en el pinchadiscos, que también se escriben con L.

¡Feliz Miércoles!

Mary Wilson

Reflexiones de la madre vintage: Elegir.

Perdonen el incomodismo, señores followers, pero si no lo cuento, reviento. Y por favor, respetos al máximo en este aspecto, que se trata de una opinión de la madre vintage, de esas en modo salmónido, al más puritito modo outsider. Si es que le va la marcha, no lo puede evitar.7400418346_f5d40fa081_oEl caso es que el otro día, en plena mutación a máquina de reñir con la heredera, salió de su boca una frase que viene siendo muy de madre y muy de punto final de la conversación: “no se puede tener todo en esta vida, hija mía, qué le vamos a hacer: hay que elegir.” Así, en plan solemne y digno. Y en ese mismo momento, la retromamá se desdobló y contempló desde fuera la escena. Porque la madre vintage es muy de desdoblarse, queda la cosa muy fina, muy de película, muy de hacer “flashback”.

7400401254_1a64c94d84_oLo vio claro entonces. Doña Croqueta tenía que elegir porque le coincidían dos planes el mismo día y durante las mismas horas. Y claro, no quería renunciar. Error. La vida es RENUNCIAR. A unas cosas por otras. A unos planes por otros. A un camino por otro. Porque vivir es ELEGIR. Unas cosas en lugar de otras. Unos planes en vez de otros. Un camino y no otro. Y sí, a veces se pueden escoger varias cosas a la vez (no para la madre vintage: debe ser la excepción a esa regla de que las mujeres pueden hacer varias cosas simultáneamente. Básica que es una, oigan), pero al tiempo le pasa lo que al río de Heráclito: no podemos invertir el mismo intervalo en dos cosas diferentes. Si quieren se lo miro, pero va a ser que no. Por más que nos empeñemos y por más que desarrollemos superpoderes, el de la ubicuidad y/u omnipresencia, aún no lo tenemos perfeccionado. Señores de la NASA, dejen de buscar vida en Marte y solucionen esto antes, que es prioritario.7400401294_19f11176ff_oLa vida es elegir y, por ende, renunciar. Elegir unos estudios y renunciar a otros. Elegir unos trabajos y renunciar a otros. Elegir unos planes y renunciar a otros. Elegir unos ambientes y renunciar a otros. Elegir un modo de vida y renunciar a otro. “No se puede tener todo en esta vida.” No es una imposibilidad económica, que también oigan, pero aunque tengan ustedes la fortuna de Bill Gates, su día dura lo mismo. Es una imposibilidad material. Y espacio temporal. Y les aseguro, queridos followers, que la que suscribe está mucho más tranquila desde que lo tiene asumido.

7400401282_26a87f8723_o

Todo esto le vino a la cabeza a la retromadre al leer una entrevista al pediatra Carlos González, que sentenciaba “La conciliación de la vida familiar y laboral no existe. Sencillamente, mientras estás haciendo una cosa no estás haciendo la otra.” Ojo, que no haya confusiones: se puede trabajar y ser progenitor, y hacerlo estupendamente a tutiplén. Pero el tiempo que se ocupa en la vida laboral no se puede ocupar en la vida familiar, y viceversa. Como el tiempo que se ocupa en dormir, no se puede ocupar en bailar la jota aragonesa. Se han dado casos, pero la regla general es que no. Mire usted.7400401288_d82d4a3aef_o

Ya se lo he comentado: la madre vintage es muy básica. Y limitada. Igual es por eso, o por vintage, pero ha elegido menos vida laboral y más familiar. Menos parné y menos mogollón y más heredera. Y, la verdad, tan ricamente. Pero ésa es SU elección. No se lo tengan muy en cuenta.

¡Feliz Martes!

Mary Wilson

Los enredos de la madre vintage: #VADERETRO.

Se nota, se siente, lo retro está presente. Como saben, queridos followers, el mes pasado la madre vintage se vino arriba y lanzó un juego fotográfico mensual en Instagram, por aquello de que la unión hace la fuerza y que no es bueno que el hombre (en este caso, la madre) esté solo. El caso es que octubre nos lo pasamos compartiendo libros, de cualquier especie y procedencia, pero de condición vintage, retro, viejuna o reeditada, y descubrimos auténticas maravillas y títulos que, bajo el mantra “no es Diógenes, es coleccionismo”, la retromadre tarde o temprano, tendrá en su haber.

12207976_878540675594201_945822088_nPero no nos desviemos del tema que nos ocupa. Ayer escribimos el nombre de todos los participantes en unos papelitos y los metimos en una bolsa de tela. Vamos, lo nunca visto en sorteos. Entre todos ellos, la mano inocente de la heredera escogió al azar uno: la afortunada que recibirá el retrorregalo de Octubre resultó @decolorvintage. Enhorabuena a ella y mil millones de gracias a todos los participantes.

Pero, queridos amigos, temps fugit, y ya estamos en noviembre. Ayer mismo, que fue primero de mes, ya anunciamos en Instagram cuál sería el tema de este mes: JUEGOS. Los de siempre, los de antes, los que nos gustaban de pequeños, los que no, los que conservamos para los herederos… ya sabéis, esos tesoros de la diversión que son viejunos, pero lo siguen petando en nuestro corazón. 6743663839_0f4603530b_o

Para participar, sólo tenéis que hacer una foto que encaje con el tema mensual y compartirla en Instagram bajo el hashtag #vaderetro y etiquetando a la madre vintage (@marywilson en IG) , cosa que además de hacerle muy feliz, le ayuda a no despistarse de todas las fotos y participantes.

Sólo queda ya animaros a participar y recordar que a final de mes haremos de nuevo un sorteo entre todos los participantes. ¡Retromadres (y padres) del mundo, UNÍOS! Venga, venirse, que hacemos merienda cena…

¡Feliz Lunes!

Mary Wilson

El pinchadiscos: Viviendo en la Era Pop.

_DSC3602

Si les cuento que en casa de la madre vintage somos muy fans de Los Flechazos, además de no desvelar ningún secreto, a más de uno se le asomaría una sonrisilla pícara. Normal. Si les cuento que además de fanatismo, hay amor, admiración y devoción, tampoco estaríamos contando nada nuevo. Lógico. Y ustedes, mis queridos followers, soltarían un “no te fastidia…” Pero sí hay novedad en lo que les cuento hoy si les digo que el año que viene volveremos a despertar en un sueño, volando en el tiempo hacia atrás. Porque con motivo de la celebración de 30 años de carrera, Álex Cooper reunirá una banda con todos los extras a tope de pagüer y recuperará todos los hits de Los Flechazos y de Cooper. Un bombazo en toda regla. En technicolor. Y a todo volumen.

Ayer saltó la noticia de que el 13 de febrero tocarán en La Riviera y la madre vintage no ve el momento de que llegue el día. Así que, para celebrar y calentar motores, en el pinchadiscos hoy suenan Los Flechazos, Viviendo en la Era Pop:

¡Feliz Miércoles!

Mary Wilson

Nota: toda la información del concierto disponible aquí.