Palabras para Julia: Manual de supervivencia para herederos.

El mundo se ha convertido en un lugar hostil, querida, casi en una selva vietnamita donde la guerrilla aguarda agazapada para atacar y que exige que vayas preparada, con el cuchillo en los dientes, para salir airosa de la situación. Y a veces, ni así. Corrijo: al mundo, quienes sean los que lo han decidido, lo han transformado en un lugar hostil, donde no hay sitio para todos, donde unos molestan a los otros, donde todo va demasiado deprisa y nunca importan las cosas que de verdad importan. Ante esa situación, mi pequeña padawan, recuerda las instrucciones de nuestro kit de supervivencia:

No has venido aquí a gritar. Porque no gana el que más levanta la voz, sino el que en medio del ruido hace oír sus susurros. Tampoco has venido a este mundo a enseñar los dientes a nadie, salvo que sea para sonreír.

No viniste a dar codazos para asomar la cabeza: viniste a abrazar a los que tienes a la misma altura. Tampoco a llegar la primera, sino a aprender en el camino. A tropezarte muchas veces, a caerte unas pocas y a levantarte siempre una más para seguir avanzando.

No has venido al mundo a luchar contra él o contra nadie. Has venido a convivir y compartir, a encontrar al lado y enfrente aliados, maestros, compañeros y amigos para la vida. Y a dejar una sonrisa en ellos cuando te vayas.

No viniste a tener la razón, sino a hacer el mundo mejor. No viniste a juzgar, sino a comprender. No viniste a quejarte, sino a gracias. No viniste a dudar y pelear, sino a creer y perdonar. 

Con esa disposición, qué importa en qué lugar se convierta el mundo: tendrás al alcance de tus manos el secreto de una existencia plena y dichosa. No hay mejor manera de vivir que ser feliz. Por todo y a pesar de todo. Y, como dice Lucía Be, a eso viniste, no te distraigas.

¡Feliz Miércoles!

Mary Wilson

El pinchadiscos: Je veux être noir.

A estas alturas de año, la que suscribe ya había asomado sus muslámenes tímidamente al sol al menos una decena de veces. Quien dice los muslámenes, dice los brazos, los pies, el gepeto o quizá, incluso, en un arranque de gallardía, el ombligo. Sin embargo, con este invierno que nos atenaza y nos entumece, que tengo los huesos con más humedad que los sótanos de Alcatraz, no hay manera de frivolizar, oigan, ni de llegar al verano sin parecer la reencarnación de Nosferatu. Por no hablar de las deficiencias vitamínicas y psicológicas que mi maltrecho organismo padece con estas nieves, lluvias, nubarrones y frescores. Lo de Jack Torrance, créanme, fue un exceso de frío. O falta de vitamina D, lo mismo da. No se extrañen si cualquier día me empiezan a leer del revés. Redrum y tal.

Sí señores, al margen de enajenaciones mentales debidas a la congelación de extremidades y materias grises, si Lorenzo no aparece pronto, terminaré transparente como La Sirenita de Andersen, que es la buena, la vintage, y les susurraré cosas de madre al oído tipo “¿te crees que soy el Bancospaña?” o “ni pelota ni peloto, hombre ya.” Y aunque el frío no se vaya, yo pienso que psicológicamente frente al espejo, tendría mucho ganado si mi piel de naranja estuviera un par de tonos más arriba en el Pantone de los marrones. Y no soy la única, doy fe. Nino Ferrer, más rubio que las puntas de Leticia Sabater, ya lo deseó hace varias décadas: Je veux être noir. Ea, pues suscribo.

¡Feliz Lunes!

Mary Wilson

El Pinchadiscos: Entre Girasoles.

franca1Quizá haya momentos en los que no se dé ni cuenta, quizá haya momentos en los que incluso piense todo lo contrario, quizá cuando se dé cuenta ni siquiera sea consciente de la magnitud o la importancia, porque solemos convertir en costumbre lo extraordinario cuando es cotidiano. Pero la heredera tiene mucha suerte de bailar todos los días entre girasoles. Y lo sabe.

¡Feliz Día del Padre a todos los pater familias del mundo!

Mary Wilson

Viernes: Metafísica Infantil.

Planes de futuro:

“- Si de mayor no consigo ser la reina de las golosinas, entonces voy a montar y dirigir un colegio.”

Si al inicio de la frase pensaban, como yo, que hablaba en sentido figurado, cometieron un craso error. Reina con corona, orbe, cetro, manto de armiño y toda la movida a tope. Ahí la tienen: Julia, 10 años, una heredera con los pies en la Tierra.

¡Feliz Viernes!

Mary Wilson

El Pinchadiscos: Wonderful World.

_DSC3449Hay días en los que el mundo se revela como un lugar inhóspito y hostil. Días en los que uno se hace pequeño, de tamaño, no de edad, y se siente mayor, de edad, no de tamaño. Días en los que no encuentras la horma de tu zapato ni de tu corazón, días en que las miradas de complicidad se tornan esquivas y mezquinas. Días en los que se confunden todas las intenciones y los motivos, días en los que el ser humano es más hosco y más huraño. Días en los que incluso nosotros somos huraños, sin motivo y sin remedio, y no tenemos más que rendición y desgana dentro. Días en que ser libre pesa más que de costumbre y se siente más solo que nunca y quisiera encontrar otros como él, una comunidad donde no sentirse una isla. Días en que te irías a vivir a Lancaster entre los amish y los menonitas, disfrutando humildemente de la vida sencilla. Luego recuerdas que no pueden escuchar música y se te pasa. Y vuelves a la vida pensando en que, al fin y al cabo, tiene todo lo que necesitas para sentirte afortunado, aunque muchas veces no entiendas nada de lo que te rodea o nada de lo que te rodea te entienda a ti. Y que sin música, todo sería mucho menos llevadero. Para esos días, Wonderful World y Sam Cooke son la medicina perfecta:

¡Feliz Lunes!

Mary Wilson

El Pinchadiscos: Ella es Azul.

Queridos followers, amigos todos, hoy vengo a compartir con ustedes un descubrimiento reciente. Basado en el estudio empírico de los efectos musicales sobre el organismo de la madre vintage, testado dermatológica y psicosomáticamente en sus entretelas, tras varios ensayos clínicos, analíticos y perifrásticos (o sea, de darle muchas vueltas) he llegado a la conclusión de que esta que lo es podría definirse como pandereteira. No se me asusten ni se les pongan los pelos de picos pardos, amigos de la madre vintage, que no piensa ni por asomo tomar entre sus manos ningún tipo de instrumento por el bien de la humanidad y la música en general, y de los oídos del personal en particular. El hallazgo se refiere exclusivamente a su engorilamiento musical: si un temazo lleva panderetas y/o sucedáneos del instrumento en cuestión, se viene arriba con locura y frenesí. Un poco así como Gloria Trevi, pero sin haber pasado previamente por la jaula de los leones y sin terminar en prisión.

Este descubrimiento, maifréns, es crucial para la salud mental de la madre vintage. A partir de ahora ya puede ser el lunes más lunes de la vida, ya puede el cielo estár más negro que el atuendo del Señor Tenebroso, y ya puede hacer más frío que en el congelador de Sofía Mazagatos, que ella, ecuanimánime, como Paco Martínez Soria. Si además de panderetas, el hit habla de verano y protector solar, es la folie, el despiporre. Por eso, es muy favorito Volovan y Ella es Azul:

¡Feliz Lunes!

Mary Wilson